Sociedad Cronopio

Revista Cronopio Edición 74 Cronopio, Sociedad Cronopio 0 Comments

Es de advertir que la simbiosis entre el liderazgo político y la oposición que vemos en Venezuela es liderada principalmente por cerebros jóvenes que oscilan entre los 16 y 19 años. Precisamente, ése es el mismo tiempo que lleva en forma presencial el río destructivo y violador de la dictadura chavista. Por tal razón la mitad de los muertos que se han visto en las calles venezolanas son estrictamente menores de edad. Nunca entenderán los acaparadores del poder que la única idea de los jóvenes venezolanos es la de lograr aquella libertad perdida de sus padres, de sus hermanos mayores y de sus abuelos, libertad que ellos nunca han visto ni vivido, sólo la han oído mencionar. Por eso la reclaman y desbordaron a sus líderes siendo ellos, los jóvenes, necesariamente los líderes que se encaminan hacia la retoma del poder y hacia el rescate de la libertad liberando la democracia que está enjaulada en Ramo Verde, en las calles, en las casas, y hasta en la casa de Dios. Es el 90% de los venezolanos en contra de un 10% de comerciantes del poder. Es todo un pueblo movilizado incluyendo los gremios, los estudiantes, los comerciantes, la iglesia, los sindicatos y hasta los extranjeros que visitan Venezuela. Repitiendo las palabras del masacrado Leopoldo López y de Daniel Ceballos: “todos estamos del lado correcto de la historia. Por eso venceremos y algún día llegará la nueva luz a Venezuela”.

García Márquez nos ilustra en el Otoño del patriarca (1975), p. 196 así: “él había visto en los pasquines los rencores ocultos que maduraban en la impunidad tibia de los retretes y terminaban por salir a la calle como había ocurrido tantas veces con otros escándalos menores que él mismo se encargaba de precipitar”.

Finalmente, veamos como la Constituyente, además de Prostituyente, además de traer voces desde lo alto de Ramo Verde, además de mostrar las paráclitas alas agitadas del Vaticano, además de desenmascarar el rígido poder cubano-venezolano, además de mostrar las agüitas sólo con ballenitas, además de establecer innumerables acrónimos mortales, además de presentar a la desmantelada y “demente” Luisa la nueva, además de visualizar el concepto de Constituyente o la cárcel, además de ampliar la esfera del realismo mágico hispanoamericano, además de enseñar claramente la continuidad del arquetipo de dictadorzuelo hispanoamericano, además de ilustrar oralmente el via crucis del futurista Leopoldo López, además de ubicar la Constituyente del lado equivocado de la historia, además de tender 85 muertos sobre el suelo venezolano, además de hacer el retrato fiel de Betty la fea, además de fusilar al pobre Chávez, además de pisotear el solio de Bolívar, además de sacrificar a la MUD, además de gritar “Yo soy el dueño, Yo soy el dictador”, además de vislumbrar a Bernardito en los cielos venezolanos, además de mostrar la fotografía de los facinerosos colectivos gubernamentales, además de mostrar el alma de un pueblo unido limosneando su propia democracia, además de atraer al intrépido helicóptero azul que desafió al malandro mayor desde los aires, además de mostrar la contaminada herencia de Chávez al dejar un burro, además de producir una Nueva cartilla de zoología venezolana, también revuelca y enriquece un poco el nivel del lenguaje. Hay un Nuevo mini diccionario venezolano.

Es una ley lingüística que el habla impone los cambios a la lengua. La lengua o idioma sufre estas variantes debido a la fuerza del habla o hecho lingüístico personal; por lo tanto, por ley de sincronía y por ley de diacronía tenemos, con el paso de los tiempos, unas nuevas hablas o modos particulares de expresión.

La Venezuela de hoy vive estos cambios lingüísticos, la Constituyente futura los ha originado. El habla popular venezolana tiene palabras nuevas debido a la fuerza de las nuevas realidades que conllevan equivalencias impensadas, increíbles e inesperadas pero ricas idiomáticamente. La semántica de las palabras nuevas se gesta en el sentido callejero, bélico, siniestro y hasta demoledor.

Veamos algunos ejemplos de todo este pandemónium maburrista: a las tanquetas gigantes, sofisticadas, destructivas y asesinas de seres humanos se las llama ballenas o agüitas; a los letales gases lacrimógenos se las llama gases pequeños; a las personas que reclaman su derechos democráticos se les llama pandilleros; a los grupos de personas desarmadas que pregonan sobre la pérdida de la democracia que les dejó Bolívar se les llama terroristas;  a los fiscales despojados de su garantía oficial y en pleno derecho de sus atribuciones se les llama apátridas; a los militares buscadores de una luz democrática se les llama violadores de la Constitución; a las indefensas, malolientes y voladoras bombas puputov se les llama armas terroristas; a los humildes músicos callejeros de violín y de guitarra se les llama provocadores del desorden público; a los desnudos de cuerpos famélicos que suben a las tanquetas asesinas a pedir 5 centavitos de democracia se las llama disociadores; a las mujeres desarmadas que se posan ante las ballenas demoledoras se les llama personas de mala calaña; a los componentes de las demoledoras y abusadoras bandas de colectivos se les llama los leales a la patria de Bolívar; a los peces se les llama penes; al poder de los votos se le sustituye por el poder de las balas; al presidente de Venezuela se le llama colombiano-cucuteño; a Maduro se le llama Maburro; a la Constituyente de Chávez se la llama la Prostituyente maburriana; a la nueva y brillante Luisa Ortega se le llama demente; a la matrera ex canciller Deisy se le llama Betty la fea; al feroz Diosdado Cabello se le llama hombre sin Dios y sin cabello; al intrépido policía y actor que desafió a Maburro desde el aire con un helicóptero azul (CICPC) y su 350 Libertad visible, Óscar Pérez, se la llama delincuente prófugo de la justicia, terrorista y pobre de salud mental; a la Constitución se la llama Contitución; a la comida se le llama hambre; a la medicina se le llama no hay; a la necesidad de abarrotes se le llama cola infinita; a aquellos que han asesinado, sin explicar nada, a 80 humildes e indefensas personas de todas las edades, se les llama fieles defensores del orden público; al venezolano del común famélico se le llama cadáver andante; a PDVSA se le llama se acabó el petróleo; a la guarida del poder se le llama El Supremo; a Tareck El Aissami se le llama el salvador; al honesto y bien hablado diputado Julio Borges se le llama el provocador; al inerme preso político, estudiante de Harvard, con triste y escatológica residencia en Ramo Verde se le llama guerrillero asesino; a los miles de heridos por la policía venezolana se les llama desobedientes de la leyes;  al gélido Chávez se le llama comandante; a todos los cubanos encubiertos y desestabilizadores que deambulan armados mimetizados por las calles de Venezuela se les llama el soporte médico de la patria; al chavismo se le llama turba de abusadores; la nueva Luisa, Fiscal de la república, ha dicho que Maduro dijo que no dijo que todo el país se llama “terrorista”; a la Carta Magna se le llama documento a violar; al Maduro de los tiempos de Chávez se le llama una guarura o el ungido sucesor; otro nombre para Maburro es el hombre del siniestro sombrero de yarey, de horna cubana;  al Chávez que habla desde el más allá se le llama tucusito (chrysolampis mosquitos); al Nicolás de guayabera roja le llaman Nico, y a los defensores del pueblo venezolano se les llama guarimberos. En el año 2011 Chávez llamó a Enrique Capriles majunche, siendo hoy los opositores al régimen de Maburro, los majunches.

También existe un vocabulario poschavista que se expresa en diversos espacios y con connotaciones desconocidas: escuálidos son los valientes seguidores de Leopoldo López, boligurgués, raspacupo, bachaquero, escuacas, escualidismo; chavestia, enchufafo, foca, jalaloba, bolivariano, apátrida, la salida, pitiyanki, coroto, el verdadero, guerra económica, millones y millonas, chúpate tú tu cambio, pelucón, Comandante Supremo y Eterno.

Como vemos, tenemos todo un movimiento de significados que se han movilizado de un lugar de significancia hacia otro por similitud, por oposición o por metáfora. Hay un lenguaje nuevo en la Venezuela que fundamentó Bolívar para la unión, para la paz y para la convivencia. Se han trastocado los valores, se han invertido las prioridades y se han violado infinitamente los derechos humanos, de los vivos y de los muertos. Han vapuleado al pobre Chávez, sin partida de defunción hasta ahora, y han desfalcado las arcas de los venezolanos con el flamante título mundial de la inflación más alta del mundo posmoderno, poluto y tecnológico del siglo XXI.

El vocabulario nuevo con el que se comunican los venezolanos de hoy es la radiografía clara de la fragmentación de la democracia, del afincamiento del poder dictatorial y del juego escondido de unos pocos con su cadavérica Constituyente o Contituyente o Prostituyente. La patria los juzgará, su legado será un escombro de cenizas y su herencia olerá a majada o a miasma sepulcral.  Veamos a Gabo objetivando las cuentas que hacen los dictadores en sus elucubraciones nocturnas: “pero Saenz de la Barra le había hecho notar que por cada 6 cabezas se producen 60 enemigos y por cada 60 se producen 600 y después 6000 y después 6’000.000, todo el país, carajo”. Otoño del patriarca, 1975.P. 212                                      Acta est fabula. Ite missa est.

________

*Pedro Hoyos Salcedo es oriundo de Cali, Colombia. Se especializa en la literatura latinoamericana, Siglo de Oro español y la literatura española del siglo XIX. Tiene estudios doctorales de la Universidad de Nebraska, en Lincoln. Ha publicado artículos en los periódicos y revistas literarias más prestigiosas de su país. Ha publicado tres libros: «De Cortés a García Márquez. Ensayos de Literatura Hispanoamericana». Colección Prisma, Editorial Lumen, Lima. Perú. «Ejes temáticos en la obra de Ricardo Palma». Universidad del Quindío, GEDES Editores, Colombia, y «Ningún ser humano es ilegal ni el reino de Dios Tiene fronteras». Universidad del Quindío, GEDES Editores, Colombia. Es autor de dos CD de música, audio digital [Hoyos Familia Grupo Musical], con canciones bilingües nuevas y originales y un cuaderno de ejercicios interactivos para aprender el castellano. Después de diecisiete años de enseñar en la Universidad de Caldas en Manizales, ha venido enseñando en la Universidad Estatal de Augusta en Augusta, Georgia, desde 1995. Ha sido profesor de español básico y avanzado y Literatura Latinoamericana.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica el Articulo
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Sociedad Cronopio, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *