Sociedad Cronopio

Revista Cronopio Edición 74 Cronopio, Sociedad Cronopio 0 Comments

Lo anterior es el comienzo del último estertor del gladiador Goliat que inicia su desplomo desde el Everest hacia la Gehenna. Hay algo anormal, mágico, cuotidiano, extraordinario y real, diría nuestro Gabo al unísono shakesperiano sobre lo pútrido en la Caracas del Padre de la Patria: es el rugido del moribundo, es la náusea del forajido; los facinerosos y filibusteros renguean y se van mostrando como el alter ego e impronta gélida del almirante Blas de Lezo de Olavarrieta: sin pierna, sin ojo y sin brazo. Así se esfuma nuestro paquidermo Maburro cuyo único rebuzno o roznido es su poluta Prostituyente: sin pueblo, sin líderes, sin fiscal, sin algunos militares de rangos combinatorios, sin OEA, sin Colombia, sin Ecuador, sin petróleo que viaje a Cuba, sin Rusia como niñera, sin el arrullo de Chávez, sin la hipocresía de Fidel, sin los trucos financieros de Cristina, sin familiares que le transporten sus recados misteriosos, sin nacionalidad definida, sin partida de bautismo que lo identifique, sin el Bolívar ideólogo que lo ilumine, sin el bolívar pecuniario que lo proteja, sin más pajaritos que le canturreen, sin Dios, sin Ley, sin Patria y, amanera de puntillazo final, sin ideas ni argumentos de sabor democrático. La última realidad que deambula por Miraflores es: hay una doble alternativa para los Prostituyentes venezolanos: La Prostituyente o la cárcel.

Dentro de este carnaval caótico saltan alegres e irresponsables otras voces de desespero nato como es la propuesta descabellada del endiosado Diosdado Cabello endilgado como vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, cuando enfila baterías, de nuevo, contra el diario 2.001, famoso tabloide popular. En su programa de televisión semanal, todos los miércoles (4 horas) y mediante apodos y serie de remoquetes, teje subyacente entre líneas el plan mortuorio y cercenador a seguir a partir del aciago 30 de julio de 2017: “El diario 2.001 está comprando todos los números de la lotería para dentro de 46 días”. De esta manera y por obra y desgracia del espíritu descabellado de Cabello, el diario 2.001 tendrá la misma suerte de morir acribillado y sin palabra como sucedió en días anteriores con los grandes, populares y neutrales comunicadores el Universal y las Últimas Noticias. La cruenta realidad anterior está refrendada por IFEX-ALC, la Red Internacional de Intercambio sobre Libertad de Expresión para América Latina cuando manifiesta “estamos alarmados por los ataques generalizados contra la prensa y manifestantes en Venezuela”.

Otra cortina de humo para proteger y para desviar habilidosamente el pensar popular sobre la idea de la Constituyente, muestra suma de una señal más de debilidad democrática venezolana, es cuando por arte de birlibirloque se produce aquel apagón informativo sobre el caso de Leopoldo López. El juicio contra el alma venezolana, contra la libertad de expresión, contra las ideas y contra la democracia, no fue cubierto por canal alguno de televisión. Las alas fétidas de Maburro, siguiendo el mismo método de una supuesta privacidad judicial repiten, a manera de leit motiv, aquello que han practicado durante las 70 sesiones frustradas sobre el mismo juicio contra el agraciado estudiante de Harvard: la prensa no cubre la noticia, no participa del proceso, no participa como testigo externo al poder. Las cadenas internacionales intentaron fallidamente su Vivoplay o Periscope. El agraciado CNN difundió migajas del juicio, después de pagar por las sobras de la realidad escondida. Mientras Maburro distribuye viviendas a sus incondicionales y mientras las barras le cantan sin ritmo al General de mierda: “Yo solo nombro los logros de nuestra revolución”, las voces huecas del “Comité de Víctimas de la Guarimba y Golpe Continuado” aparecían en VTV, la cadena estatal, vociferando el texto de la sentencia: “LEOPOLDO LÓPEZ HA SIDO CONDENADO A 13 AÑOS Y 9 MESES DE PRISIÓN”.

La sorpresa empieza a entronarse como nueva realidad, lo insólito empieza a establecerse como lo cuotidiano y lo aparentemente imposible presenta el  rostro de lo posible. Saulo, el profundo y satánico perseguidor de los cristianos y finalmente el límpido converso Pablo, defensor de la Verdad, se equipara con los desorientados y vacuos renegridos chavistas, los constituyentes de hoy, que hace algunos años apresaron injustamente y sin argumentos válidos a la luz de la verdad a Leopoldo López, que asesinan a 80 personas indefensas pero con ideas, que destruyen las casas de los humildes, los barrios de los pobres, las tiendas de los esperanzados, los pueblos hermosos que dejó la bonanza petrolera, y las ciudades que albergaron a Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacio Blanco, a Simón Rodríguez, a Francisco Miranda,  a Luisa Cáceres, a Pedro Canejo-“Negro Primero”, a Guaicaipuro, a la Negra Hipólita; turbas que ahogan y que asesinan con tanquetas oficiales a las humildes y hermanas multitudes callejeras, y que últimamente, y para desgracia de los Generales apátridas, roban a plena vista enseres básicos de sus víctimas; algunos de ellos van girando hacia un horizonte nuevo; el nuevo Norte venezolano lo marcan algunos miembros de la Guardia Nacional, muchos miembros del Ejército Nacional de varios rangos, y sobre todo las valientes mujeres como Lilian Tintori (Mujeres por la Vida), Miss Venezuela 1999, Norkis batista, la consejal Gladys Castillo, la periodista Nitu Pérez Osuna, la exmagistrada Rosa Blanco Mármol de León, la diputada Rosaura Sanz, la dirigente estudiantil Gabi Arellano, las dirigentes de Voluntad Popular  Olivia Lozano, Adriana Pichardo, María Gabriela Hernández,  entre otras.

Otra idea que atañe a la Constituyente y su equivocada metodología se refiere a: “Agüita con ballenitas”, refunfuñó Maburro. En días pasados el delirante presidente colombo venezolano Nicolás Maaabuuuurrrrrrrrrroooooo apareció rezongando, como siempre en la televisión oficial, ordenando que “de ahora en adelante sólo se usará agüita con un poquito de pimienta. Quedarán prohibidas, a partir de hoy,  todas las demás formas de defensa nacional como los fusiles, las balas, las pelotas de goma, los perdigones, las bayonetas y los bolillos”.

Con semejante desparpajo verbal le ha confesado al mundo entero, sin darse cuenta, que es Él, mi General sin estrellas y con incierta partida de nacimiento, la persona secreta que actúa tras bambalinas, la que ha ordenado de manera recurrente los ataques indiscriminados contra la indefensa población civil, que ya cuenta con 80 muertos, con un sin número de heridos y con un grupo grande de refugiados-desplazados.

“El agüita con ballenitas” del insolente presidente Maduro se refiere a la tanquetas gigantes con presión de agua que salen desordenadamente todos los días por las calles de la golpeada Venezuela, patria del inmortal Bolívar. Atendiendo al uso vivo y dinámico del habla, tenemos una variedad de imágenes acústicas o grafemas relacionados con estas enormes y potentes maquinarias asesinas: en Venezuela se conocen popularmente como ballenas, por la fácil analogía con el mamífero cetáceo más grande del reino animal. En Chile se les conoce como guanaco por analogía antitética con el hermoso animal silvestre del América del Sur, en España se les denomina camión-botijo, y en Perú se les reconoce como pinochito cuando tiene sólo un chorro o cañón de agua, o huáscar cuando tiene dos cañones de agua asesina, aludiendo claramente a los ya famosos cañones de la torreta del monitor Huáscar. Los pinochitos se llamaban antiguamente en Perú rochabús refiriéndose a su uso letal durante el inolvidable régimen represivo de Augusto Pinochet en el tenebroso Chile de los 80.

Hoy, lunes 26 de junio de2017, quedará para la triste historia de Venezuela como la fecha en la cual se estampan oficialmente las armas detonadoras de crimen callejero que a la vista de todos actúan por orden gubernamental. En esta ocasión, ha sido el siniestro Ministro de Defensa el que ha mascullando entre dientes pidiendo a la Fuerza Armada Venezolana “orientar más los esfuerzos, creando unidades más letales como necesarias ante la situación del país: listos para enfrentar los próximos escenarios”. Así queda la nueva impronta del Palacio de Miraflores ante la mirada atónita del mundo.

Los carros lanza agua, o las tanquetas aniquiladoras de seres humanos con uno o dos pitones, o los carros hidrantes, o los camiones hidrantes, o los camiones de chorros de agua, o las ballenas, los guanacos, los camiones-botijo, los pinochitos, los huáscar, o los rochabús, son unos enormes vehículos oficiales blindados que lanzan alrededor del mundo, y con especial fuerza en Venezuela, potentes chorros de agua para dispersar grupos, multitudes o personas, en particular. La capacidad standard de estas demoledoras tanquetas oscila entre 5.000 y 10.000 litros de agua. Su blindaje incluye una defensa anti fuego, que generalmente les causa daños no significativos. Los expertos europeos han advertido que “estos potentes chorros de agua causan lesiones graves, mucho más que las pelotas de goma, y cuando disparan 7.000 litros de agua pueden liquidar a una manifestación completa”. Veamos algunos detalles: su chasis es completamente liso evitando así que alguien se le anexe, es de acero inoxidable de grado balístico militar marca Astralloy (de 3/8” MIL SPEC). Este potente acero se corta por computador controlado con plasma CNC y se suelda con MIG. Algunas tanquetas tienen un motor diésel de V8 380 HP Cummins con una caja de 5 cambios (o de 9 cambios, según la tanqueta) Eaton Fuller y sus frenos son ABS de disco. La pintura exterior es de poliuretano, y su complemento destructor es una  gran pala anti obstáculos que derriba fácilmente barricadas. Sus ruedas siguen rodando orondamente después de los pinchazos y sus ventanas fijas tienen 70 mm de espesor y son anti balas. El sistema joystic (palanca de control) regula la presión del agua, regula el cañón con su movilidad de giro horizontal de 180 grados y de un movimiento vertical entre 45 y 90 grados, regula los trifásicos modos de disparo (continuo, corto o largo). La presión se calcula en “bares” y todo el proceso se controla desde su interior. Adentro tiene una cámara secreta con tintura colorante tóxica con capacidad de entre 30 y 60 litros. Sofisticadamente, en su interior macabro, tiene una gran pantalla que permite supervisar la dirección del chorro. También tiene interiormente un circuito cerrado de grabación con cobertura total de su perímetro. Dentro de todo este realismo mágico de grandeza putrefacta, las ballenas venezolanas tienen también un sistema lanza destellos, tiene un sistema de megafonía y como si fuera poco, tiene un súper desarrollado esquema de radioteléfono móvil. Sus desalmados conductores son generalmente 4 u 8, más el conductor, el comandante y el artillero, según el diseño y el millonario precio, todos sus vidrios o lunas son ahumados u oscurecidos, con una rejilla de protección desmontable llamada “antivandálica”. Siempre van allí solapados armeros. Estas tanquetas destructoras también tienen chorros selectivos y grupales. Cuando se descargan necesitan un apoyo exterior para la recarga acuosa, y presentan problemas mecánicos repetidamente. El costo promedio por unidad es de unos $500.000 euros.

En mayo 21 de2017, Rodrigo Avilés al reclamar educación gratuita en Chile fue seleccionado por una de estas gladiadoras tanquetas y aún está en estado de coma. La muestra de venezolanos caídos bajo este manto de destrucción es incontable y es un leitmotiv cuotidiano. Veamos ahora la muestra más fresca de este tsumani de destrucción humana que ha publicado el gran periódico El Nacional de Venezuela, el 21 de abril, de 2017, a las 09:06 p.m. y actualizado el mismo día a las 21:58 p.m. “Funcionarios militares reprimieron con presión de agua de una tanqueta tipo ballena a Irma Bello, de 50 años, ex profesora del colegio Loyola Gumilla, durante las protestas pacíficas del pasado 19 de abril. El vehículo oficial despidió el líquido contra la manifestante, quien se hallaba parada en una calle de Guayana, informó Pableysa Ostos, periodista del Correo de Caroní. La humilde profesora Bello, se vio superada físicamente por el chorro de agua, perdió el equilibrio y, por la fuerza del método de represión, deslizó por el asfalto”. A la par apareció, dentro de esta situación calamitosa, uno de los ángeles consoladores, protectores de Venezuela, el ético e incólume periodista venezolano José Vicente Rangel afirmando sabiamente que “la represión absurda no resuelve conflictos de orden público”.

La situación anterior ilustra con claridad meridiana el concepto y el pensamiento del propulsor de La Prostituyente: con tono de fariseo proclama  gruñendo “sólo agüita con ballenitas, dese hoy en adelante”. En su cerebro de plomo no columbra lo que dice ni lo que hace; sus cálculos de destrucción no los vislumbra. Éstas son las cosas que obedecen a sus planes, éstas son las ideas que traman y que ponen en práctica sus secuaces, éstas son las cosas que suceden en el inmolado, en el destruido y en el arruinado Macondo venezolano de hoy. Aggüüüiiiitttttaaaaaa CON BaLlEnItAs.  Nuestro Gabo nos ilustra un poco sobre esto: “Vio los muertos, los muertos, los muertos, había tantos por todas partes que era imposible contarlos en los barrizales, amontonados en el sol de las terrazas, tendidos en las legumbres del mercado, muertos de carne y hueso mi general, quién sabe cuántos, pues eran muchos más de los que él hubiera querido ver entre las huestes de sus enemigos, tirados como perros muertos en los cajones de la basura. Otoño del partiarca, p. 246, marzo, 1975.

Dentro de toda esta maraña constitucionalista, dentro de todo este marasmo anticonstitucional, y dentro de todo este caos incontrolable de futura Constituyente, surge una fuerte voz humana desde lo alto de Ramo Verde. Tortura en Ramo Verde: “Me están torturaaaaaando: Leopoldo López”.

Leopoldo Eduardo López Mendoza es un intelectual consagrado, es un político que defiende la polis (no un politiquero), es un lúcido economista que conoce bien la información sobre el desgaste de las arcas de PDVSA, es un buen líder de la oposición adversa al actual desgobierno venezolano. Por sus firmes valores éticos y por sus gestos netamente populares fue elegido alcalde de Chacao desde el año 2000 hasta el año 2008. Es hoy en día, en medio de las tortuosas tormentas venezolanas, el coordinador nacional del partido Voluntad Nacional y de las Redes Populares.

Leopoldo López está signado por el régimen chavista desde sus inicios. Es así como el flatulento y dicharachero presidente Hugo Chávez atrevidamente y sin evidencias probatorias lo señaló como el orquestador de los hechos de los años 2000 y 2002 cuando se orquestaron movimientos hacia el derrocamiento del fallido dictadorzuelo de Barinas. En aquel entonces el chafarote Chávez esputó ardientemente: “orquestó las protestas públicas en contra de Chávez y jugó un rol central en el arresto ilegal del ciudadano Ministro del Interior chavista, Ramón Rodríguez Chacín”. Debido a las falacias anteriores fue inhabilitado por la maquinaria del equipo chavista desde el año 2008 hasta el año 2.014 quedando, de facto, impedido para postularse a la alcaldía de Caracas. Este impedimento viciado fue fallado unánimemente a su favor por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Dicho fallo de la Corte Interamericana fue alegremente desconocido por el hilarante gobierno venezolano de turno. Después de organizar varias manifestaciones callejeras, pacíficas y pregonadoras de la estabilidad, de la ética y de la paz en Venezuela, Leopoldo López, el brillante alumno de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, adscrita a la Universidad de Harvard (1996), además de doctorado honoris causa en Derecho de Kenyon y reconocido docente de la Universidad Católica Andrés Bello, fue detenido por la turba chavista; la Fiscalía General de la República de Venezuela le acomodó forzadamente los siguientes cargos conducentes a una orden de arresto: “instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir”. Luisa Ortega Díaz, la entonces chavista furibunda y la hoy antichavista declarada, formalizó, un viernes aciago, los susodichos cargos en su contra representados en cuatro delitos que según el chamullo chavista involucró 43 muertos y cientos de heridos. La sentencia fue asentada con una exactitud matemática, bíblica y Garcíamarquiana que copia la numerología de Macondo (4 años, 11 meses y 2 días. Cien años de soledad). Para nuestro manoseado e inmolado Leopoldo López fueron, por obra y gracia de la antigua Luisa de 13 años, 9 meses, 7 días y 2 horas de prisión en la cárcel militar de Ramo Verde a partir del 12 de febrero del año 2014.

Después de todo este via crucis que ha conllevado varios intentos de juicio, varios momentos de violencia y de abuso militar a la familia, varias carencias de pruebas de supervivencia, varios intentos de visitas legales negadas y muchos días de incomunicación total, ahora (4 de junio, de 2017) Leopoldo López está gritando desde la cárcel militar de Ramo Verde: “Me están torturaaando. Denúncienlo ante el mundo”.  Su esposa Lilian Tintori (julio primero de 2017) lleva 34 días sin saber de él, sus abogados llevan 92 días sin saber de él, y como si fuera poco, nadie sabe sobre la suerte del abandonado grupo de militares, de varios rangos, que le acompañan detenidos y acusados por deslealtad al régimen. Todos ellos han denunciado a viva voz sobre la violación de los derechos humanos. Esta tortura física de Leopoldo y de sus compañeros militares caídos en desgracia, es la más fresca metáfora vivencial de todo el pueblo venezolano de hoy: tortura de hambre, de salud, médica, militar, tortura de tranquilidad, de colas, de inflación, de violencia en la calle, tortura culinaria, tortura tecnológica, tortura en la comunicación, tortura para los adultos, para los jóvenes, para los niños, y para los bebés. Es la tortura diaria que se respira, que se ve y que se vive desde Ramo Verde hasta la cuna telúrica de Bolívar. Lo anterior es sólo una fachada para esconder los movimientos preparatorios de la fraudulenta e ilegítima Constituyente o Prostituyente que se asoma en el horizonte, refrendando un Estado Cubano-comunista y cuyo objetivo único es la consolidación de la dictadura en las garras de los reciclados chavistas que deambulan nocturnales en el asaltado y tomado Palacio de Miraflores. Es el fin de la República, es el fin de la Democracia, es el fin de la Libertad. Maburro y Betty o Delcy, la fea, ahora visten mágicamente ropa uniformada verde olivo como señal irrefutable de una celebración adelantada del triunfo de la mal pensada Constituyente o, por qué no decirlo, la sorpresiva y desesperada salida del Ejército Bolivariano a arrasar en las calles del Padre de la Patria. Betty, la fea, ha declarado sin temor alguno que “la Constituyente es una Asamblea de esperanza y de futuro”. Este movimiento tortuoso de los usurpadores del poder golpea en su esencia la Constitución vigente  del año 1999. Los 95 días de protestas sin descanso, los 91 muertos, sin explicación alguna, son la muestra fehaciente del descalabro real que desdibuja, a pesar de todo,  los caminos recorridos por Chávez.
(Continua página 4 – link más abajo)

VN:F [1.9.22_1171]
Califica el Articulo
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Sociedad Cronopio, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *