Literatura Cronopio

Revista Cronopio Edición 73 Cronopio, Literatura Cronopio 0 Comments

Alquimia para un Judio excomulgado

ALQUIMIA PARA UN JUDÍO EXCOMULGADO

Por Antonio Arenas Berrío*

«Los filósofos se imaginan que cumplen una misión divina y que alcanzan la máxima sabiduría haciendo múltiples elogios de una naturaleza humana inventada para acusar de este modo más despiadadamente la que existe de hecho. No conciben a los hombres tal cual son, sino como ellos quisieran que fuesen».(Spinoza, Tratado Político I, 1).

Entendimiento, la novela de Spinoza (2008), es una ficción que recrea los últimos días de vida del filósofo Holandés Baruj de Spinoza. La novela está escrita con pericia y cierta experiencia narrativa. Revela la silueta de un pensador excepcional en el siglo XVII, época convulsionada y compleja. La ficción cubre veinte días del mes de febrero de 1677. Se discute en ella qué es una idea adecuada y qué es una idea confusa, aunque un novelista no debería explicar, se exhibe al comienzo de la novela que

«toda ficción es una idea inadecuada, algo que parte del deseo y lleva a errores y a tristezas. Sin embargo, la ficción es el espacio que cubre aquello que no ha sido aclarado o de lo que apenas tenemos una noción vaga».

¿Qué será lo que no ha sido aclarado, de que tenemos una noción vaga? El deseo es la esencia del hombre, Spinoza dice: deseo, tristeza y alegría, fuera de estos tres afectos no reconozco ningún otro afecto primario. Se tendrá que aclarar que la novela prefiere la tristeza, el miedo y el delirio en vez de elegir la felicidad y la alegría. La Ética escrita por Spinoza, es en parte una teoría de las pasiones y las acciones alegres en detrimento de las tristezas. Spinoza afirma una noción que es esencial en su libro la Ética y es planteada de la siguiente manera veamos: «Nosotros no apetecemos o deseamos algo porque lo juzguemos bueno, sino que al contrario, juzgamos algo bueno porque lo queremos y lo deseamos».

Ese querer, ese esforzarse, está conectado con nuestro deseo y nuestras pasiones. ¿Cómo combatir entonces las pasiones tristes? En el libro de la Ética, existen tres afectos primarios y todos los demás surgen de ellos. El deseo como apetito consciente de conservar su ser, la alegría y la tristeza como variables positivas y negativas del deseo. ¿Es la novela, Entendimiento, una variable negativa de la filosofía de Spinoza?, en la ficción se toma partido por la tristeza, el miedo y el delirio. Pero la afirmación es categórica en Baruj Spinoza: «Un afecto no puede ser suprimido, ni reprimido sino por medio de otro afecto contrario y más fuerte que el que ha de ser reprimido».

¿Murió triste, afligido y con miedo Spinoza, no lo sabemos? El delirio es una invención imaginaria que falsea la realidad y es fruto de nuestro deseo, proyecta temores y miedos, provoca la superstición y es la forma más peligrosa y conocida de la imaginación. No es la filosofía de Spinoza un combate de las ideas contra la imaginación y la ficción. Ahora bien, ¿de qué tenemos una noción vaga? La opinión y la imaginación son un conocimiento falso. El conocimiento confuso contribuye a la imaginación. El conocimiento verdadero es el que más le aporta al entendimiento. En el pensamiento de Spinoza, nos encontramos con el concepto de entendimiento y al mismo tiempo, el atributo es lo que, el entendimiento percibe como constituyendo la esencia de la sustancia, entonces, el entendimiento no es un atributo, tampoco es sustancia, ya que solo Dios lo es. El entendimiento es un modo, una afección de la sustancia forjada en un atributo y por medio de la cual la sustancia se enuncia de forma clara y en definitiva el atributo en que es concebido el pensamiento, siendo la extensión el otro atributo de la sustancia. Son dos los atributos de la sustancia, el pensamiento y la extensión. Los modos de conocimiento son dos: Imaginación y entendimiento. El pensamiento es en sí un acto y una lucha contra la imaginación, hay que oponer las ideas a lo que imaginamos. Baruj Spinoza nos dirá que es necesario hacer la diferencia entre las ideas y las palabras con las que distinguimos las cosas. He ahí la lucha de la inteligencia. Hay que denunciar los artificios del lenguaje, las palabras son el terreno sobre el que se amplían las ficciones. Toda ficción es una mentira y el lector accede a un pacto ficcional con el texto y sabe que lo que está leyendo no es real, es irreal. La novela es producto de la imaginación y los hombres trazan su vida de acuerdo a los dos modos de conocimiento. El problema fundamental, es que, la imaginación no brinda un fidedigno sentido de la realidad. Los hombres y las mujeres que se rigen por la imaginación no tendrán una plenitud de su vida; solamente la razón y la ciencia intuitiva son un acceso auténtico al conocimiento.

El individuo humano es esencialmente deseo más que conocimiento, de allí la lucha contra la imaginación. Toda novela cuenta una historia y en la historia ha de suceder algo. Ocurre en la novela Entendimiento, que Spinoza muere, siendo judío, delirando y teniendo miedo a la muerte. Tema que él mismo había refutado en su sistema filosófico. Entendimiento, La novela de Spinoza, tiene una característica histórica y según su autor se diferencia de las biografías conocidas sobre Spinoza. El filósofo estaba enfermo, padecía una enfermedad que le consumía los pulmones y empeoraba con el trabajo de pulir lentes y el vidrio. Tuberculosis y paludismo parecían estar asociadas en su cuerpo y los ataques de fiebre terciana le asechaban. Ahora bien, Spinoza murió a las tres de la tarde del veintiuno de febrero de 1677, tenía cuarenta y cuatro años de edad y dos meses. Feneció a gusto con la apacible certeza de haber enseñado la verdad con una firmeza verdaderamente estoica, el entierro tuvo lugar el veinticinco de febrero en el cementerio de la Iglesia Nueva, los amigos cortejaron los restos del filósofo. Uno de sus biógrafos lo refiere así:

«El entierro tuvo lugar el 25 de febrero en el cementerio de la Iglesia Nueva. Seis carrozas acompañaron los restos cuenta Colerus, y agrega que personalidades eminentes se hallaban en el cortejo. ¿Estaban allí los grandes viejos amigos de Spinoza? No se sabe con exactitud si alcanzaron a llegar para rendir su último tributo al filósofo. En la haya estaban Lucas, Cuffeler, Saint Glains. Rieuwertsz, Hudde y Meyer pudieron haber llegado a Ámsterdam. En el registro del enterratorio se encuentra esta anotación: 25 de febrero. En este día fue enterrado Benedicto Spinoza, el cual vivía frente a las casas del hospital».

Tiempo de cuatro días para que algunos amigos le dieran la despedida y otros pagaran quince florines por el derecho de sepelio y ceremonia, de sus pocos bienes, libros y sus manuscritos hay toda una historia. Lo importante fue que se salvó el manuscrito de la Ética. A los cinco meses de haber fallecido Spinoza ya estaban en prensa sus escritos una edición en holandés y otra en latín. En el año de 1677, se publicó la Ética, el Tratado Teológico Político, el Tratado sobre la Reforma del Entendimiento, la Correspondencia y el Compendio de una Gramática de la Lengua Hebrea. Jarig Jelles, biógrafo y amigo de Spinoza elaboró un prólogo donde se advierte a los lectores:

«Todos aquellos que aman sinceramente la verdad y aspiran al conocimiento fundamental y seguro de las cosas, sin duda deplorarán profundamente el que los escritos de nuestro filósofo en su mayor parte estén sin terminar. Es verdaderamente de lamentar que la muerte haya arrebatado tan prematuramente a quien había llegado tan lejos en su investigación de la verdad y se mostraba dispuesto a seguir adelantando su trabajo. El pesar es aún mayor porque se podía esperar de él, no solo la conclusión de sus escritos, sino toda una filosofía a la que alude en los distintos pasajes del tratado sobre la Reforma del Entendimiento…»

Hace once años José Guillermo Ángel Rendó escribió esta novela sobre la muerte de Baruj Spinoza. La ficción aparece en su primera edición en el 2008 y luego entendemos ha tenido dos reimpresiones, la última impresión en el año 2012, no cambiándole el formato y borrando de su presentación el dato de que había sido una obra presentada para una tesis de un doctorado en filosofía. Sobresale en la novela un pequeño prólogo donde el autor explica, qué es lo que, quiere hacer con su novela y cómo se va a diferenciar de las demás biografías existentes de Spinoza. Es decir, la ficción no es una biografía de Spinoza, pretende ser otra cosa. Una alteración de la vida de un judío excomulgado, que paradójicamente vuelve a ser judío, a pensar como judío, a morir creyendo que es un judío. Aparece también en la novela Entendimiento, una nota del escritor donde habla de sus fuentes y su idea de escribir la novela en el año 2005, su visita de diez minutos a la casa de Spinoza y nos señala la distancia con Gilles Deleuze, filósofo francés quien había escrito dos libros sobre Spinoza (Spinoza y el problema de la expresión y filosofía práctica) y además, un ensayo sobre las tres Éticas que no aparece mencionado en la nota. El ensayo hace parte del libro Crítica y Clínica. El Spinoza de Deleuze deja de ser judío, pasa a ser un desterrado, destierro que Spinoza soportará sin renegar de sus convicciones filosóficas, ni abrazar ninguna religión, solo la compañía de algunos amigos y el oficio de pulir lentes. Excomunión y destierro que representó a menudo para el pensador holandés, persecución, silencio y un intento de asesinato. En otras palabras exilio para el filósofo solitario, esto hace que Spinoza se dedique totalmente a la pasión de comprender, de reformar el entendimiento y hacer de su filosofía una meditación sobre la vida, meditatio vitae, contra timor mortis. No existen antes de Spinoza muchos filósofos que hayan concebido la filosofía como una meditación sobre la vida. Spinoza va en la tradición de Epicuro y Lucrecio. Espinosismo y epicureísmo se juntan, formando una alianza consistente sobre la vida y el temor a los dioses.

Spinoza propuso en su Ética que solo hay una única sustancia e infinita, Dios o la naturaleza, escabrosa aseveración que, seguramente fue el motivo de su destierro y excomunión. La sustancia única e infinita es el punto de partida de la Ética, Spinoza parte de la causa sí (que es Dios). El Dios y la divinidad de Spinoza no son el Dios creador, un Dios personal o trascendente de la religión manifiesta. No es el Dios cristiano, judío o el Dios del Islam, ni el Dios de Plotino. Este Dios no es alguien superior a nosotros, ni fuera de este mundo físico. El Dios de Spinoza no hace milagros, ni nos comprende. Dios como realidad, Dios como única sustancia; la naturaleza es la única sustancia y nada hay fuera de ella. Spinoza es el filósofo de la vida, la naturaleza y el orden de lo físico. «Un hombre ebrio de Dios», como diría el gran poeta Novalis. Spinoza realiza la unión con el universo, el mundo es un libro escrito con caracteres geométricos, cosa que ya había visto y expuesto Galileo. Ahora bien, sobresale también en la novela Entendimiento, la novela de Spinoza, un anexo: «Spinoza y la gramática hebrea» y un glosario de términos que suponemos sirve para comprender la ficción. Este compendio de gramática de la lengua hebrea, es un libro desconocido para muchos, el existente en nuestra lengua, tiene una introducción y notas de la licenciada en filosofía y filología Guadalupe Gonzalez Diéguez, de la editorial Trotta, 2005, año en que también se escribe la novela. Libro de gramática hebrea que a mi parecer es parte de la clave de la mirada a un Spinoza, judío por parte de José Guillermo Ángel R. Sin embargo, es muy probable que ya la biografía de León Dujovne contenga el relato de la muerte del pensador holandés, además entiendo que el Dio de Ángel, es más un Dios judío, que el Dios de Spinoza. Entendimiento, la novela de Spinoza, refleja el intento de José Guillermo Ángel R, por comprender al Spinoza judío, un hombre nada libre de la sinagoga, un hombre no excomulgado, un hombre no exiliado.

El Dios de la novela es un Dios friccionado y judío, más que el Dios expuesto en primera parte de la Ética. La novela Entendimiento, tiene como tema la muerte de Spinoza, mejor aún los últimos veinte días del filósofo, quien en la ficción invierte su teoría de los afectos, tomando partido por la tristeza y el delirio. No es la tristeza lo que prima en Spinoza. El filósofo suprime la noción de moralidad e instaura una nueva inquietud. Acceder a un tiempo a la alegría y la libertad. En la libertad y la alegría está la visión esencial de la filosofía de Spinoza. Es una filosofía de la acción viva y práctica del sujeto feliz. La felicidad exige la libertad, por tal razón Spinoza no podría morir triste, temeroso y lleno de supersticiones. La alegría en Spinoza reside en el agrado y la unión del ser con la naturaleza. Allí es donde el hombre alcanza su perfección. La ficción Entendimiento, no es un verdadero discernimiento de su vida y su obra. Es más una obra convencional o una conciencia imaginaria de los últimos días de vida del filósofo. La novela se da entre lo especulativo y lo apócrifo. ¿Novela de ideas? ¿Al contar la historia de su vida y su muerte se pretende comunicar su pensamiento? ¿Por qué un Baruj Spinoza judío? Ser judío para Spinoza representaba un problema y esta dificultad no está enmendada en la novela. ¿Por qué entrelazar el compendio de gramática hebrea y la novela Entendimiento? ¿No es una coartada demasiado cándida para entender el pensamiento de Spinoza? En la novela Entendimiento, todo comienza con un intento de asesinato y la mala conciencia del asesino y termina con la muerte fría y triste del pensador holandés. Son veinte días de mes de febrero, a pesar de que son veintiún días del mes de febrero de 1677, todo parte también de una visita de diez minutos a la casa donde vivió Spinoza. El invierno y los días impasibles hacen fría la novela.

«El filósofo muere llevado por su enfermedad, apenas atenuada por las sangrías, el régimen austero o la confitura de rosa. Luis Meyer, amigo fiel, llega a la Haya el día de la muerte y sale inmediatamente hacia Ámsterdam con todos los manuscritos. Unos donativos anónimos hacen posible la edición póstuma, manifestando hasta el fin la verdadera situación de Spinoza y del Spinozismo».

Como se advertirá en esta cita de un estudioso de Spinoza, la pobreza y la enfermedad no son impedimento para que su obra pueda ser difundida y los lectores se acerquen al rigor y la verdad de su filosofía y al vehemente llamado a la amistad y a la libertad. Benito (Bento en Portugués) Baruj (En Hebreo) Espinoza o Spinoza, nació en la ciudad de Ámsterdam el 24 de noviembre de 1632 y murió en la ciudad de la Haya el 21 de febrero de 1677, de su vida austera, cauta y sencilla solo sabemos lo que dicen sus biógrafos y aquel proyecto de vida plasmado en el Tratado de la Reforma del Entendimiento y la Ética. El tratado de la Reforma del Entendimiento, describe el método y los géneros del conocimiento. Libro fuertemente comentado por los estudiosos de Spinoza, libro clave para abrir la puerta el mundo de su filosofía y su vida, libro que todavía no contiene el concepto de nociones comunes, la teoría de los afectos, ni al Dios de Spinoza en su totalidad.

Baruj Spinoza, era de origen judío, de padres judíos que habían emigrado de Portugal buscando en Holanda seguridad debido a su fe religiosa. Spinoza fue educado en la comunidad judía y conocía profundamente el pensamiento religioso de los judíos. Spinoza, fue excomulgado por la sinagoga el 27 de julio de 1656, casi a los veinticuatro años de edad. La sentencia fue amplia pero sobresale aquello de que siempre será maldito: «Maldito sea cuando se acuesta, maldito sea cuando se levanta, maldito sea cuando sale y maldito sea cuando regresa».

Semejante atrocidad, no nos lleva a pensar en un Spinoza judío. ¿Cómo es posible que un filósofo que inspiraba tanta devoción, pasividad y una vida tan sobria fuera tratado de tal modo? Ser Espinosista, Spinoziano, constituye un mote peyorativo de una filosofía supuestamente atea y materialista. La filosofía de Baruj Spinoza es considerada subversiva y anómala, fue rebelde en su tiempo, porque atacó todos los miedos, espejismos, supersticiones, mitos y creencias e ideologías de su época. Sus libros e ideas son espinosos, porque arremeten contra las pasiones tristes que solo le sirven a las jerarquías establecidas y los poderosos para mantener su poder y las riquezas. Una de las ideas más potentes de Spinoza, es: «Los hombres luchan por la esclavitud como si fuera su libertad». Los hombres y las mujeres perciben lo mejor y lo aprueban, pero eligen y hacen lo peor.

 

Ahora bien, La excomunión de Spinoza, ha sido ampliamente comentada por los biógrafos porque fue un suceso que solventó su vida y su obra. «Su vida porque le forzó a dejar el comercio familiar por el oficio de pulidor de lentes y el estudio. Su obra, porque su Tratado Teológico Político (1670) es una valiente apología teórica de la libertad de expresión, tanto religiosa como política; y su Ética es uno de los esfuerzos más colosales por realizar una síntesis entre la filosofía clásica y la ciencia moderna». No obstante, la filosofía de Spinoza se vincula en una relación con lo absoluto, revelando una particularidad e insubordinación frente a la tradición. Por el pensador holandés sabemos que, Dios, es causa inmanente de todas las cosas que todas y las cosas existen en Dios y en Dios mueren. El amor a Dios, la libertad, la felicidad y el deseo, son los fundamentos de su Ética. Gerbhardt sostiene que:

«El sistema de Spinoza comienza con la equiparación de los conceptos de Dios y naturaleza. En Dios está la plenitud del ser, a su esencia pertenece la existencia, es decir la causa de sí mismo; es infinito, porque en la infinitud reside sin más la afirmación de la existencia, como toda realidad se manifiesta en atributos que expresan su esencia, Dios es la esencia que consiste en infinitos atributos, además, Spinoza parte del concepto de sustancia como aquello que existe en sí y es concebido por sí mismo».

Equiparación de los conceptos de Dios y la naturaleza que no está muy claro en la novela. La filosofía de Spinoza incita a ser perseverante, a congraciarse con la felicidad y no la tristeza. La alegría y la calma son propias del entendimiento y de lo que se trata es de afinar el entendimiento o la razón. La filosofía de Spinoza sirve para ser feliz y libre, y para vencer la estupidez humana. La vida solo se revive en la vida y no en la muerte. Los hombres solo deberán desear ser libres y moderar sus pasiones. La novela Entendimiento, la novela de Spinoza, tiene veintinueve capítulos, un epílogo y trescientos sesenta y siete páginas. Versa fundamentalmente sobre la vida cotidiana del pensador holandés, su enfermedad y su muerte, sus libros inconclusos y lo que pudo ser en el comercio familiar. También se cuenta la historia de un falso profeta Sabbetai Zví, y un alter ego que se crea Spinoza llamado Josef Morenu. En la novela lo transcendental es el hombre, el ser humano, no el pensador. Se asumen más las debilidades del ser humano que su pensamiento. Spinoza en la novela delira y su autor dice:

«Hoy sabemos que los enfermos de tuberculosis de avanzada deliran y que en estos delirios construyen imágenes que confunden con ellos mismos. Creo que Josef Morenu le da a la novela su principal característica: la de ser algo que pudo haber pasado, que es como se define la literatura».

En la novela Entendimiento, la novela de Spinoza. El delirio, la tristeza el miedo, la superstición se compara con el invierno. Empero, la novela se fija en la Haya, veinte días del mes de febrero de 1677, en la vida de Spinoza. Hay un largo periodo de exilio. Spinoza de la ciudad de Ámsterdam va a ciudad de Rijnsburg, luego se traslada a la ciudad de Voorlaurg, donde inicia probablemente la escritura de la Ética y en el año de 1669,establece su residencia definitiva en la ciudad de la Haya. El Spinoza, de Ángel, es «un judío que se puede querer, al que hay que leer no solo por lo que dice sino por lo que fue, por sus pequeñas debilidades, por sus sueños, por eso en lo que persistió para seguir siendo él y no otro». Es difícil no ligar el pensamiento de Spinoza a su vida, una existencia dedicada la verdad, el amor intelectual a Dios y sobre todo una ética de la libertad humana. Spinoza es el filósofo de la teoría de los afectos, de la sustancia, del deseo como esencia del hombre, de la potencia, del conatus y de la libertad.

El amor a Dios el afecto más poderoso porque forma parte de la vida y de un poder liberador, Spinoza fue un hombre que pensó y vivió de igual manera. Un filósofo que nos dejó un legado, no tener miedo y en especial a la muerte, sobre la muerte dijo: «El hombre libre no piensa en otro tema menos que en la muerte, y su sabiduría es una reflexión no sobre la muerte, sino sobre la vida». Semejante afirmación derrumba cualquier temor a morir y el perfil de un hombre temeroso aún en su enfermedad. Para Spinoza, liberarse es meditar la vida porque en última instancia es dejar de temer a la muerte. Ahora bien, que Spinoza estaba enfermo y no sabía que iba a morir, y que su muerte fue intempestiva, eso es cierto según sus biógrafos. ¿Pero cómo ligar la muerte y el temor a la muerte en un pensador que la combate y le dice si a la vida, a la meditación sobre la vida? Curiosa paradoja a resolver en la ficción, tema difícil de explicar a un lector de Spinoza. Recomiendo leer la novela y que cada lector elabore su propia conjetura.

REFERENCIAS

Entendimiento, la novela de Spinoza, 2008-2012 UPB. José Guillermo Ángel R.
Spinoza, Obras completas, vive libro, Atilano Domínguez.
Spinoza, León Dujovne, 1941, Universidad de Buenos Aires.
Spinoza, Robert Misrahi, 1975, Edaf.
Spinoza, C. Gerbhardt, Argentina, 1971, editorial Losada
Spinoza, Compendio de gramática hebrea, 2005, editorial Trotta.
Spinoza, ética, 2000, editorial Trotta.

___________

* Antonio Arenas Berrío es escritor y ensayista colombiano. Correo-e: antonioarebe1@hotmail.com

VN:F [1.9.22_1171]
Califica el Articulo
Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Literatura Cronopio, 3.7 out of 5 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *