Sociedad Cronopio

Revista Cronopio Edición 73 Cronopio, Sociedad Cronopio 0 Comments

Aparecen en venezuela las puputov

APARECEN EN VENEZUELA LAS “PUPUTOV”

Por Pedro Hoyos Salcedo*

“El día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo”.Otoño del patriarca. Gabriel García Márquez

La imaginación, la inteligencia y los recursos de los venezolanos son inagotables e increíbles.

Acaban de aparecer los cocteles de excrementos/materias fecales en nuestra amada, estrujada e inmolada Venezuela. Buena esa por Venezuela. Se trata de un arma no explosiva pero sí invasiva. Es arma de paz, es arma de olor, es arma de colores, es arma de producción gratuita, es arma producida por todos, es arma al alcance de todos, sin excepción, y es arma de la inteligencia recursiva.

Usando caucheras o lanzaderas los cocteles de excrementos son lanzados por la oposición a la mal llamada Guardia Venezolana en respuesta a las miles de bombas lacrimógenas y a las miles de prácticas con aspersión del gas pimienta que hace el degradado y corrosivo chavismo. Estos ataques de la turba chavista se repiten sin compasión diariamente y caen sobre los bebés, sobre los niños, sobre los jóvenes estudiantes, sobre los adultos observadores, y hasta en los ancianos.

Las bombas “puputov” se están promoviendo en Venezuela a través de carteles que llevan la siguiente leyenda: “LA MARCHA DE LA MIERDA” ¡ARMÉMONOS! ELLOS CON GAS, NOSOTROS CON EXCREMENTO. 10. Es un cartel que lleva en su magnífico diseño dos colores: un color es el negro que denuncia la tragedia de ya 40 días de lucha en las calles de Venezuela sin parar y las 40 muertes de personas asesinadas por la terrorífica y anti-democrática Guardia venezolana y el otro color es el rojo que anuncia la victoria cercana del pueblo venezolano (artículo escrito el 10 de mayo de 2017).

Mientras Maburro habla con Chávez a través de un pajarito, mientras observa las mariposas, mientras dialoga con los árboles explicándoles su plataforma de desgobierno, mientras baila celebrando su desdicha y mientras dialoga y reta las vacas comprometiéndolas a apoyarlo en la fallida cruzada de la Prostituyente, la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana se enfrentan a miles de manifestantes en las calles de la capital y de otros pueblos aledaños. Las armas son variadas: el Estado frágil y con rupturas obvias usa indiscriminadamente fusiles, bolillos, pistolas, perdigones, bombas lacrimógenas, gas pimienta y protectores de fibra, mientras el pueblo del Bolívar manoseado y ultrajado por Chávez usa las ideas, los escudos artesanales fabricados en sus hogares, las bombas de pintura, los frascos, las botellas, las bolsas plásticas y los cocteles “puputov”. Dichos excrementos voladores, especie de realismo mágico, van rotulados con diversos mensajes, entre ellos, de reclamo, de repudio, de consejo y hasta románticos: “Por los presos políticos”, “Libertad”, “Con cariño”, etc. Tenemos, pues, una forma de ataque escatológico pacífico y, a la vez, un intento popular de comunicación o libro abierto contestatario.

Estas grandiosas, novedosas y efectivas bombas de excrementos, o heces humanas,  debutaron en la ciudad de Los Teques, capital del Estado de Miranda localizado muy cerca a Caracas. Allí, el flamante y sofisticado “cuerpo de la policía militarizada” fue invadido sorpresivamente por un diluvio de detritus, de desechos, de sobras, de desperdicios, de despojos, de excremento, de mierda para el General, de residuo. No nos referimos al significado estricto bilógico de “detritus” sino al sentido in-extenso escatológico. A muchos de los efectivos militares chavistas se les cambió el color verde oliva de sus prendas tornándose amarillento, café claro y otra gama de colores. Parece que muchos de ellos se vomitaron de asco.

La morfología y la fórmula de estos posmodernos cócteles de excrementos aéreos o bombas “puputov” no se venden en Internet sino que simplemente se reciclan heces con agua en un frasco de vidrio que va elegantemente rotulado. El plan del pueblo venezolano es usar las bombas de “pupu” en Caracas, en Valencia, en San Cristóbal y en Mérida. Los materiales de estos cócteles existen en abundancia en todos los sitios del planeta. Ésta es la gran respuesta y refutación a la malograda idea “maburrista” de la nueva Prostituyente o autogolpe de Estado, diseñados a su manera, practicando el dedazo con color chavista. Votarán con seguridad los pajaritos, los árboles, las mariposas y las vacas que ya se comprometieron ante la reprimenda que les dio, hace unos días, nuestro elefantiaseo Maburro.

Los maliciosos, mentirosos, hipócritas, fariseos y tramposos  del gobierno venezolano, representados por la inspectora general de tribunales del Tribunal Supremo de Justicia, Marielys Valdéz, advirtió que “las puputov son armas biológicas y tienen penalidades altas”. Además, la conductora del canal estatal VTV las calificó como “bioterrorismo”.

El premonitorio valor de la mierda se ha hecho una realidad en la Venezuela de hoy. La mierda tiene algún valor, tiene mucho valor. Es arma de defensa, es la fuerza de los olores, es el recurso de los inteligentes, es la esperanza del pueblo luchador en pos de su mancillada democracia. Grande nuestro Gabriel García Márquez al explorar esta posibilidad en el último renglón de su novela corta El coronel no tiene quien le escriba, 1961, cuando la esposa desesperada le pregunta al veterano de la Guerra de los Mil Días, “…y ahora qué comeremos” cuya respuesta es “mierda”.

Esa es la esperanza del pobre, esa es la esperanza de los venezolanos de hoy cuando su propia mierda tiene mucho valor y se presenta en forma de bombas “puputov”. Acta es fabula.

 


______
*Pedro Hoyos Salcedo es oriundo de Cali, Colombia. Se especializa en la literatura latinoamericana, Siglo de Oro español y la literatura española del siglo XIX. Tiene estudios doctorales de la Universidad de Nebraska, en Lincoln. Ha publicado artículos en los periódicos y revistas literarias más prestigiosas de su país. Ha publicado tres libros: «De Cortés a García Márquez. Ensayos de Literatura Hispanoamericana». Colección Prisma, Editorial Lumen, Lima. Perú. «Ejes temáticos en la obra de Ricardo Palma». Universidad del Quindío, GEDES Editores, Colombia, y «Ningún ser humano es ilegal ni el reino de Dios Tiene fronteras». Universidad del Quindío, GEDES Editores, Colombia. Es autor de dos CD de música, audio digital [Hoyos Familia Grupo Musical], con canciones bilingües nuevas y originales y un cuaderno de ejercicios interactivos para aprender el castellano. Después de diecisiete años de enseñar en la Universidad de Caldas en Manizales, ha venido enseñando en la Universidad Estatal de Augusta en Augusta, Georgia, desde 1995. Ha sido profesor de español básico y avanzado y Literatura Latinoamericana.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica el Articulo
Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Sociedad Cronopio, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *